El aire comprimido es empleado en gran variedad de sectores diferentes, desde la industria hasta los pequeños talleres o comercios dedicados a reparaciones. Sus usos son muy variados, accionar máquinas, herramientas de mano, llenar ruedas o pintar.

 Cuando el profesional requiere de aire comprimido, no solo desea una herramienta que le suministre el caudal de aire necesario para su trabajo, también requiere de un ambiente de trabajo confortable, y para ello es indispensable que el nivel de ruido sea el mínimo posible.

 Es por ello que se desarrollan motor compresor silencioso que ofrecen niveles de ruido inferiores a lo habitual, por debajo de los 70dB. La OMS nos recuerda que una exposición prologando y habitual a niveles de ruido altos es uno de los principales riesgos tanto para la salud mental como la física y el bienestar.

 Los compresores de aire que podemos adquirir en ferreterías y grandes almacenes suelen ofrecer niveles de ruido cercanos o incluso superiores a los 90dB, niveles insoportables para realizar cualquier tipo de trabajo próximo al equipo.

 Los motor compresor silencioso son equipos pensados para poder trabajar cerca de ellos durante tiempos amplios y de forma habitual cuando su instalación es en habitáculos apartados.

 Por ejemplo, las clínicas odontológicas requieren de compresores dentales silenciosos, ya de otra manera sería muy incomodo para el profesional y sus pacientes.

Fuente: www.matymat.com