Descubrir y explorar Japón ya es de por sí una experiencia que marca, pero más aún lo es hacerlo durante la efímera primavera, que lo convierte sin duda en una experiencia de lo más mágica.

Sentir la cultura nipona en su máxima efervescencia, recorriendo sus auténticas calles, su exquisita arquitectura, su gastronomía, sus gentes y la belleza que se haya en sus densas ciudades así como en sus aldeas y pueblos rodeado de una explosión de colores se convierte en un festival en el que todo el país acude a contemplarlo, día y noche, con festivales y gran oferta cultural.

Es por ello que en Niponea animamos encarecidamente a que conozcan el Japón teñido de rosa pálido, disfrutando de sus icónicos cerezos, y sentir la esencia de la pura primavera con agradables temperaturas donde poder sentir la coexistencia de la tradición y cultura milenaria que aún hoy perdura y coexiste de forma inigualable.