Cansancio, irritabilidad, falta de concentración y somnolencia son sólo algunos de los problemas que impiden dormir. Bajar el nivel de actividad mínimo una hora y media antes de meterse en la cama, es clave para que el cuerpo se relaje y el cerebro se prepare para descansar. Tomar un baño de agua caliente una hora antes de acostarse ayuda a que los músculos se distiendan y te sientas más liviana y relajada antes de irte a la cama. Darle a la cama el sentido que le corresponde. No trabajes ni estudies dentro de las cobijas, de lo contrario el cerebro continúa procesando información y no se programa para dormir. hay otros metodos que consisten en musica para dormire que son bastante efectivos.